Menu

Puestos los ojos en Jesús...

  • Escrit per Raül Gil
Ràtio:  / 1
DolentBo 

Heb. 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Como hablar, como expresar nada, sin incurrir en el error de robarle la gloria al Señor con nuestras tan habituales costumbres y palabras mundanas que, por mirar en demasía nuestros intereses personales, oscurecen constantemente la gloria de aquel por cual la vida nos ha sido dada.

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe. Es él, y solo él, la razón y motivo que nos ha de mover. Es él, y solo él, la causa y medio por cual todo lo hemos de hacer.

Al intentar contemplar a Jesús, y por muchos años, finalmente se descubre que es imposible de ver, de alcanzar, de incluso amar. Y ello, porque Jesús es la lumbrera de Aquel que por su gracia nos llamó, el Padre. Su Padre y nuestro Padre, su Dios y nuestro Dios.

Cuanto más son puestos los ojos en Jesús, más se va descubriendo que él es la manifestación visible del Dios invisible. Más se va comprendiendo que él, de modo alguno, toma para si la gloria del Padre.

Grande es Jesús. Tanto, que es imposible hallarle. Cuanto más se le busca, más te lleva al Padre. Cuanto más se cree amarle, más amor es derramado sobre nosotros por el Padre. Cuanto... Jesús es grande.

Dijo Jesús: — Quien a mi me ve, ve al Padre.

Pon tus ojos en Jesús, y estos te serán adiestrados para poder contemplar la gloria del Padre. Porque el Hijo es la manifestación visible de un Dios que es invisible. Un Dios que es Padre.

La Cruz es, sin dudar, la gloria de Jesús. Es el ejemplo a seguir. Es el negarse a uno mismo, el no mirar nunca para sí. Es un entregarse plenamente a la voluntad de aquel que lo es todo. Es un mirar para ver, que por mucho que trates de hallarle; el Hijo, siempre, manifiesta y da gloria al Padre. Siempre te llevará –y lleva– al Padre.

Poner los ojos en Jesús, es hallar en él la gloria del Padre. No busques a Jesús, pues no podrás hallarle. Él es LA GLORIA DEL PADRE! Simplemente créele a Jesús, y hallarás en él, a Dios Padre.

Que la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo, sea con todos vosotros, amén.

PD. L'escrit en castellà, perquè han estat molts lectors els quals m'ho han demanat.

Att. Raül Gil

Deixa'ns el teu comentari!!

Atenció, comentaris Facebook!!!

Per a fer comentaris en LVDLV, és necessari que tingues activat el teu compte de Facebook en el mateix navegador en què estàs veient el nostre web ara mateix (no app). Si després de registrar-te en Facebook des dels comentaris de la nostra pàgina, veus que no s'ha activat l'opció de comentar, recarrega aquesta mateixa pàgina i et funcionarà.