Menu

Reflexion en espíritu y verdad...

  • Escrit per Raül Gil
Ràtio:  / 0
DolentBo 

El Señor os bendiga.

1Cor. 15:50.- Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

Primero que todo gracias. El Señor ha escuchado vuestras oraciones. Bendito sea por los siglos de los siglos.

Hoy, orando, he podido contemplar y de nuevo el rostro de Cristo. Siempre que ello y por su gracia nos es dado, siempre que él se deja ver, quedamos nosotros totalmente al descubierto y nos son mostradas las más ocultas intenciones de nuestro corazón. Tanto las buenas, como las malas. Ambas nos son mostradas cuando le pedimos al Señor que sea él quien nos juzgue, quien nos escudriñe, quien saque a la luz las verdaderas intenciones de nuestro corazón. El Señor no duda en mostrarnos como nos ve él, si así se lo pedimos, si le decimos: Señor muéstrame como me ves tú!

Incomprensible para la mente carnal, para la vida anímica, ha sido hoy cuando he entendido que, aquello que pido al Señor para mi vida en oración, reclama de una tremenda disciplina, de una constante corrección. De ahí que sobre mi y constantemente esté obrando la mano de Dios sin descanso alguno. Por ello es que desde hace mucho tiempo no logre ninguna satisfacción para mi carne, para mi yo. De ahí que en nada crezco, que en apariencia en nada soy bendecido, a tal cual mi ser y mente carnal entiende debería ser la bendición.

Si le pedimos a Dios ser verdaderamente humildes, él, esta petición la escucha, la toma muy en serio, y empieza la obra del Espíritu Santo en nosotros. Pero claro, la verdadera humildad es muy distinta y distante de aquella que el hombre entiende por ser humilde. Y para llegar a poseerla, primero, uno ha de ser quebrantado, roto, humillado... y ello tiene un precio: EL "YO" QUEDA ANULADO. El gozo para si, el reconocimiento, la satisfacción personal, el recibir nada a cambio, queda excluido y en cada vez más alto grado.

Si le pedimos a Dios que divida nuestra alma de nuestro espíritu; de nuevo le estamos pidiendo que aplique disciplina y corrección. Y ello tiene un precio, siempre es el mismo, la aniquilación del yo tan arraigado en nuestro ser carnal y anímico.

Si le pedimos a Dios amarle más; de nuevo le estamos reclamando disciplina y corrección, porque el hombre natural NO PUEDE AMAR A DIOS. Y el Espíritu Santo obrará nuevamente para llevar nuestro yo, nuestro ego, nuestro ser anímico y carnal, a la cruz juntamente con Cristo.

Si le pedimos a Dios que todo en nosotros sea para su gloria, que esta no le sea robada, que todo en nosotros sea luz y sal; de nuevo estamos pidiendo a Dios que quite de nosotros toda intención personal, toda ganancia, todo reconocimiento por parte de los demás que reclame y, por ello llene, nuestros egos...

Son estas, las oraciones en Espíritu y Verdad, las que terminan provocando en nuestra vidas tanta aparente contrariedad y desdicha incapaz de ser entendida y mucho menos aceptada por nuestra vida anímica. Oraciones estas que sí son escuchadas por Dios. Oraciones que reclaman que la cruz de Cristo obre en nuestras vidas hasta lo más profundo de nuestro ser. Oraciones donde el yo, el ego, el mirarse a uno mismo, no tiene lugar, porque son oraciones que reclaman que la cruz nos sea aplicada en nuestras vidas vez tras vez y, cada vez, en más profundidad. Y la cruz, mi querido hermano, es un morir, un desprenderse de la vida anterior para la gloria de Dios.

No recuerdo haberle pedido nunca a Dios, en su presencia, en plena comunión, nada para mi conforme la mente carnal, conforme el ser anímico desea. Si que lo he hecho por momentos, y en diversas ocasiones, cuando me dejo llevar por los sentimientos y las emociones, pero nunca en comunión plena, nunca en su santa presencia.

Ahora entiendo el por qué de muchas de las actuales aparentes carencias que en mi vida se dan. Ni más ni menos que todas ellas me "obligan" a que Dios sea el centro, a tal cual en oración le ha sido pedido. Peticiones que como ya he dicho, reclaman y precisan de un alto grado de disciplina y corrección. De un entrenamiento diario que produce dolor, en el alma, en todo cuanto procede de nuestro yo y que es un impedimento para el que ha sido, en oración verdadera, el anhelo y deseo más profundo de nuestro corazón ante el Señor. Corazón este ahora si de carne, que no de piedra, y que nos ha sido dado por Dios.

Mi querido hermano, entiende bien: si pides a Dios conforme a su voluntad, a tal cual el corazón de Cristo, ten por seguro que todo deseo nacido de la carne que en ti se de, de modo alguno podrá tener lugar. El Espíritu Santo obrará y obrará, hasta que cada uno de ellos sea llevado a la cruz juntamente con Cristo. En la vida nueva, el yo, no tienen lugar y cabida alguna: LA CARNE Y LA SANGRE NO PUEDEN HEREDAR EL REINO DE DIOS.

Mat. 7:14.-  porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo sea con todos vosotros, amén.

Raül Gil

Deixa'ns el teu comentari!!

Atenció, comentaris Facebook!!!

Per a fer comentaris en LVDLV, és necessari que tingues activat el teu compte de Facebook en el mateix navegador en què estàs veient el nostre web ara mateix (no app). Si després de registrar-te en Facebook des dels comentaris de la nostra pàgina, veus que no s'ha activat l'opció de comentar, recarrega aquesta mateixa pàgina i et funcionarà.